<p style="" margin:0;padding:0;border:0;""> <img src="" https: a2.adform.net Serving TrackPoint ?pm="1464947&amp;ADFPageName=MX_Pulpomatic_Categoria_Blog_180917&amp;ADFdivider=|&quot;&quot;" width="" 1"" height="" alt="" "">

Mantenimiento vehicular de la flota en situaciones de clima extremo

12 de enero, 2021

¡Prometemos no enviar spam! Solo  
recibirás los mails prescindibles.

New call-to-action

Los gestores de flotas están habituados a encontrar a diario soluciones que permitan responder a las demandas de su flota. ¿Qué ocurre cuando las exigencias climatológicas se vuelven extremas, hasta el punto de afectar a la operativa? Lluvia intensa, nieve, hielo... los esfuerzos se deben redoblar y el desafío es aún mayor. El mantenimiento vehicular de la flota en estas condiciones cobra más importancia que nunca. 

Actuar frente a la nieve y el hielo 

Congestiones y retrasos en la circulación, averías, accidentes y lesiones... son muchos los inconvenientes que implica un clima muy frío. Asegurar que los vehículos de una flota están listos con la suficiente previsión y con garantías representa una inversión en tiempo y dinero que siempre merece la pena.

Ya conocemos los 5 beneficios del mantenimiento preventivo en los vehículos de empresa. Ahora diferenciamos los tres tipos de acciones engloban las iniciativas que debemos poner en marcha:

  • Checklist de los vehículos de la flota. 
  • Plan de política de invierno.
  • Capacitación de los conductores.

Checklist de los vehículos de la flota 

Antes y después de cada jornada de uso de cada unidad, se deben comprobar los siguientes puntos: 

  • Estado de los neumáticos. 
  • Estado de la batería.
  • Sistema de frenado.
  • Sistema de iluminación.
  • Sistema de limpieza de las lunas (limpiaparabrisas, y traseras térmicas).
  • Niveles de los fluidos. Aceite del motor, diferenciales y caja de cambios, líquido de frenos y líquido descongelante.
  • Carga de combustible.
  • Retirada de hielo y nieve.
  • Kits sanitario de emergencia en la cabina.

Después de cada jornada de uso es aconsejable realizar un lavado de la unidad para retirar suciedad y sal que se haya podido acumular en su exterior, en especial en los bajos.

Plan de política de invierno

Adquirir vehículos equipados con tracción a las cuatro ruedas no es posible en el caso de todos los tipos de  unidades. Esto, por sí mismo, puede no proporcionar suficiente tracción o frenado sobre hielo y a ello hay que sumar que incrementa el coste de adquisición, porque son vehículos más caros y que consumen más combustible.

Aunque existen sistemas automáticos de cadenas, son costosos y están diseñados solo para usos en el caso de emergencias. En un buen plan de mantenimiento vehicular de la flota se debe establecer una política de invierno. Ésta incluirá el contar con una provisión de cadenas convencionales, que envuelvan los neumáticos, y con dispositivos de tracción similares.

Los gestores de flotas deben implementar las siguientes acciones:

  • Informarse sobre las condiciones de la circulación y sobre si es necesario el uso de cadenas.
  • Planear rutas alternativas para las unidades.
  • Establecer un tiempo extra para que los conductores realicen el checklist previo a la circulación y, si los vehículos duermen a la intemperie, puedan retirar el hielo o la nieve.
  • Indicar con quién deben contactar los conductores en caso de parada obligatoria, y en qué orden de prioridad.

Dentro de este plan, los conductores deben contar con una serie de herramientas y provisiones de emergencia; pala, escoba de nieve, linterna, pilas, cadenas, comida y agua para viajes largos, mantas, ropa de abrigo y calzado adecuado para caminar por hielo o nieve. También hay que garantizar que se viaja con un kit de primeros auxilios y, si es necesario, con medicinas.

Te puede interesar: Plan de mantenimiento preventivo de vehículos livianos.

Capacitación de los conductores

De poco sirve comunicar a los operarios de la flota el checklist que deben realizar, si éstos no saben hacerlo de manera óptima. Por ello es clave que estén bien formados. Por una parte deben conocer las técnicas de cambio de neumáticos, instalación y desinstalación de cadenas, formas seguras de descongelación de lunas, etc.

Por otra parte, en circunstancias adversas extremas se debe cambiar la forma de conducción

  • Velocidad ajustada al estado de la vía. Como norma general, en vías con agua o hielo, la velocidad se debe reducir al menos a la mitad de la habitual.
  • Frenar de manera progresiva, sin bloquear el sistema de detención. En especial en curvas y zonas sombrías, en las que el hielo puede depositarse durante varios días.
  • Anticipación. Desarrollar una conducción anticipativa es importante porque permite prevenir accidentes en situaciones de suelo deslizante y escasa visibilidad. 

Conducir en condiciones adversas requiere mayor esfuerzo y concentración, lo que provoca que la fatiga también aparezca antes. Tomar descansos cada menos tiempo o aumentar la rotación de los conductores son medidas positivas.  

Te puede interesar: Funciones del mantenimiento preventivo desde la óptica del Internet de las Cosas.

New call-to-action

Ver todo

Suscríbete y no te pierdas nada

Prometemos no enviar spam! Solo 
recibirás los mails imprescindibles.

Y tú, ¿qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Sobre

Suscríbete y no te pierdas nada