<p style="" margin:0;padding:0;border:0;""> <img src="" https: a2.adform.net Serving TrackPoint ?pm="1464947&amp;ADFPageName=MX_Pulpomatic_Categoria_Blog_180917&amp;ADFdivider=|&quot;&quot;" width="" 1"" height="" alt="" "">

Control de consumo de combustible: hacia una gestión más eficiente

28 de enero, 2020

Prometemos no enviar spam! Solo  
recibirás los mails prescindibles.

Javier Arambarri
Escrito por
Javier Arambarri
Categoría
Combustible, Eficiencia

Tres de cada 10 euros que una compañía de transporte de mercancías gasta son destinados a la compra de combustible. No solo se trata de la principal preocupación de los gestores de flotas, junto al mantenimiento de los vehículos, sino que sus precios están sujetos a cambios constantes. La buena noticia es que tener el control del consumo de combustible, con el fin de hacerlo más eficiente, es posible.

La evolución del control del consumo de combustible

El peso del combustible siempre ha sido mayúsculo en el trabajo de trasladar objetos y personas de un lugar hasta otro. Lo que ha cambiado mucho a lo largo de la historia es cómo se controla ese gasto. De los apuntes en papel y lápiz, hasta los últimos software en la nube, la evolución ha sido espectacular. El uso de una tarjeta de combustible supuso un antes y un después en el sector, ya que con ellas era posible analizar la forma en la que los conductores lo compraban.

Con ellas se facilitaba la medición de una forma que era mucho más compleja en el caso de utilizar dinero en metálico. Además de simplificar el registro de las operaciones, las tarjetas de combustible presentaban otra ventaja; la seguridad, ya que los robos de combustible, las pérdidas de dinero y los fraudes se minimizaban de forma considerable. En pocas palabras, no estar presente en las transacciones económicas dejaba de ser un problema para el control del consumo de combustible.

New call-to-action

Muchos factores y poco tiempo

Cómo controlar el combustible en una empresa es una de las principales preocupaciones de todos aquellos directivos que tienen que lidiar, en el día a día, con la gestión de una flota vehicular. Los factores que influyen en la alta o baja rentabilidad de las compras de carburante son numerosos, desde el tipo de combustible que se decide comprar, el proveedor al que se contrata para ello, la antigüedad y la eficiencia del vehículo, su mantenimiento, los hábitos de conducción de los profesionales al volante o las rutas por las que se transita.

Los vehículos con mejor rendimiento de combustible son aquellos que más eficientes resultan. Es decir, los que pueden recorrer un mayor número de kilómetros en condiciones óptimas, con el mismo volumen de carburante en su depósito que los demás. El rendimiento de combustible indica qué relación se produce entre la cantidad de litros que se necesitan para cubrir un recorrido entre dos puntos y tiene su expresión en km/l. Calcular, ya sea como promedio, como total o bajo otro filtro que nos interese, es una función para la que un software de gestión vehicular resulta muy útil.

Saber cómo sacar el rendimiento de combustible máximo influye en políticas de empresa como la relacionada con la adquisición de vehículos, su reemplazo y la misma política de precios de la compañía por sus servicios. Mediante un software para el control de vehículos el conductor podrá informar en tiempo real sobre el repostaje, especificando cuántos litros ha introducido en el depósito y a qué precio lo ha hecho.

Esto sirve para que el responsable de flota pueda conocer al instante los indicadores de rendimiento, considerando los litros repostados y los kilómetros recorridos. Este paso es la base para el análisis y comparación de datos entre los distintos vehículos de la flota y el tipo de conducción que desarrollan los diferentes transportistas. De manera automática, la plataforma registra todos los datos, como la matrícula de cada unidad, la fecha y hora de repostaje, el conductor que estaba a bordo, etc.

 

La llegada de nuevos combustibles

La industria automovilística realiza investigaciones constantes en busca de alternativas para el gasóleo, el combustible de uso mayoritario en el transporte de mercancías. Hasta ahora solo los vehículos más pequeños, como las furgonetas de reparto y otros vehículos destinados a uso urbano, han aprovechado las ventajas de los nuevos combustibles. Entre ellos, el gas natural y el gas licuado.

Aún es pronto para asegurarle a una compañía de transporte de mercancías que ya puede ahorrar combustible con hidrógeno, pero todo apunta a que puede ser algo real antes de lo previsto. Las mejoras en rendimiento y autonomía de este tipo de vehículos, junto con un incremento de la seguridad, hacen que algunas marcas estén hoy redoblando su apuesta por esta fuente de energía limpia.

New call-to-action

Ver todo

Suscríbete y no te pierdas nada

Prometemos no enviar spam! Solo 
recibirás los mails imprescindibles.

Y tú, ¿qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Sobre

Suscríbete y no te pierdas nada